Hábitos saludables, mujer corriendo

“La motivación es lo que te hace empezar. El hábito es lo que te hace seguir.” Jim Ryun

¿Cuántas veces no has intentado cambiar alguno de tus hábitos? y ¿Cuántas veces no has fallado?

Ya sea que quieras levantarte temprano, ejercitarte, leer más, meditar, ahorrar dinero, lo que sea que quieras cambiar, para lograrlo se necesita esfuerzo y dedicación.

Y en realidad, es una situación muy desesperante el hecho de que no podamos modificar nuestras acciones  aunque lo hayamos intentado ya mil veces.

Sin duda en muchos de esos momentos nos sentimos como un fracaso por no poder hacer algo que, al final de cuentas,  a la única persona que va a beneficiar es a nosotros mismos.

Y sin embargo, seguimos sin hacerlo.

No solo eso, en varias ocasiones el no ser capaz de cambiar un hábito puede llegar a afectar nuestra vida.

Si no cambiamos esta en riesgo nuestra salud, nuestras relaciones,  incluso nuestros sueños y metas. Especialmente si se trata de hábitos negativos.

La buena noticia es que existen sugerencias que puedes aplicar para que,  implementar un nuevo hábito sea mucho más fácil.

En esta entrada te presento 10 consejos para que lo logres.

Pero primero entendamos qué son los hábitos.

¿Qué son los hábitos?

Si vas Google y buscas la definición vas a encontrar que, “es una práctica habitual de una persona, animal o colectividad”. Bastante claro.

Es algo que haces repetidamente una y otra vez pero, hay algo que no esta en esa definición y que es de suma importancia para entender por completo lo que son los hábitos.

Lo que falta en esa definición es mencionar el hecho de que, muchas veces, eso que hacemos repetidamente, lo hacemos de manera inconsciente.

Personalmente, considero que lo más importante a desarrollar en una persona es la capacidad para mejorar sus propios hábitos. Sin embargo,  la mayoría de las ocasiones ni siquiera nos damos cuenta de qué es  lo  que estamos haciendo o  nos damos cuenta hasta que ya lo hicimos.

Es necesario que seamos conscientes de qué actividades realizamos todos los días. Pero, ¿Porqué es importante saber si lo hacemos de manera consciente o no?

¿Porqué son importantes nuestros hábitos?

Bueno pues porque literalmente y lo digo con todas sus letras y en mayúsculas,

L-I-T-E-R-A-L-M-E-N-T-E, los hábitos definen tu vida, definen quien eres cómo persona, cómo vives tu presente y cómo vas a crear tu futuro.

La vida que tienes y si eres exitoso o no todo eso tiene como raíz , tus hábitos.

Y si sabemos que estamos haciendo ciertas cosas que en realidad no nos benefician y nos damos cuenta de ello,es decir, si somos conscientes de ello,  ya tenemos la mitad del camino recorrido para cambiarlo.

Tú eres la suma de tus hábitos y si no te gusta como esta yendo algo en tu vida solo basta mirar detenidamente a lo que acostumbras hacer en tu día a día para saber en donde esta el problema y cómo cambiarlo.

Si cambiaras por ejemplo, ese habito de estar todo el día en Facebook, podrías emplear en su lugar ese tiempo en trabajar en tus metas, en tus sueños, en pasar tiempo de calidad con las personas importantes para ti.

Tal vez pienses que es algo muy exagerado, pero la verdad es que el tiempo es lo más importante que tenemos y si no aprovechamos cada segundo en algo que nos brinde felicidad y satisfacción entonces ¿Qué estamos haciendo con nuestra vida?

¿Cómo puedes cambiar tus hábitos?

En fin, lo importante es dar el primer paso: reconocer que tienes ciertos comportamientos que te gustaría cambiar o implementar.

Una vez dado ese primer paso de identificar qué habito no te sirve o qué práctica quisieras introducir en tu vida diaria, lo que sigue es una suma de motivación, constancia, y perseverancia por cambiar aquello que nos molesta.

Y eso se dice fácil sin embargo, como sabemos todos,  en realidad es muy difícil de lograr.

Aún así,  es posible hacerlo, y todo depende de ti, por eso te comparto 10 consejos que puedes utilizar desde YA para cambiar tus hábitos.

1. Se específico al explicar tus hábitos

Especifica en qué consiste el nuevo hábito y lo que quieres lograr con ello. Es probable que tus posibilidades de éxito se reduzcan si solo dices “quiero comer mas sano”.

Una idea mejor sería determinar exactamente qué nueva acción vas a implementar por ejemplo, podrías decir “voy  a comer una fruta al día” o “voy a dejar de comprar comida rápida”.

Entre más específico seas, mejor.

2. Empieza con algo pequeño

Y por pequeño me refiero a algo tan insignificante que no represente ningún esfuerzo para ti.

Por ejemplo, si tu meta es tener el habito de ejercitarte todos los días, puedes empezar con algo tan sencillo como hacer una abdominal al día, solo una. Eso no representa algo de importancia en tu día pero una vez que tengas la costumbre de hacer una abdominal, ahora puedes hacer 2, y luego 3, etc. Luego puedes implementar otros ejercicios y de esa forma poco a poco iras formando tu nueva rutina.

Como te puedes dar cuenta aquí,  lo importante es que primero desarrolles la constancia de hacer algo de manera regular y una vez dominando eso entonces puedes implementar retos cada vez más y más grandes.

3. Emplea las mismas circunstancias

Trata de que cada vez que hagas ese nuevo hábito lo hagas en el mismo contexto todos los días,  a la misma hora, en el mismo lugar, en la misma situación.

Siguiendo con el ejemplo anterior digamos que ya decidiste que vas a empezar a hacer una abdominal al día entonces lo que sigue es decidir en qué momento lo vas a hacer, en este caso podría ser justo después de levantarte.

El hacer esto ayuda porque es así como se forman los hábitos en primer lugar, mediante rutinas.

4. Hazlo por ti

Elige hábitos que quieras cambiar porque TÚ quieres cambiarlo no porque alguien mas te lo sugirió o porque otra persona dice que es importante.

Tiene que ser importante PARA TI.

Recuerda que la motivación es un elemento primordial para continuar con nuestros objetivos, y si ese nuevo hábito es significativo para ti, va a ser más fácil que lo adoptes.

5. Date premios

Date un cumplido cada vez que realices tu nuevo hábito.

Felicitarte o decirte a ti mismo palabras que te hagan sentir bien, te va a dar la actitud adecuada para seguir con la nueva rutina. Tienes que celebrarte los cambios que estas realizando, si te sientes bien al hacer la nueva acción te aseguro que vas a querer seguir haciéndolo.

Disfruta de esos pequeños éxitos.

6. Se paciente

Formar un nuevo hábito no es algo fácil y toma tiempo, muchos se van con ese mito de que para cambiar algo solo hacen falta 21 días, pero no es así, realmente puede tomar meses para que lo logres.

Es poco a poco, lo importante es que tengas esa constancia de hacerlo todos los días.

No lo quieras hacer todo de pronto en una semana, en pocas palabras, no seas impaciente.

7. Mantén una actitud positiva

Nadie es perfecto. Si un día por las razones que sean, (por que lo olvidaste o porque no te sentías con ganas de hacerlo), no logras realizar tu nuevo hábito, no te sientas mal, por un solo día no se va a afectar tu rendimiento en general.

Todos tenemos recaídas y esta bien.

Tómalo como una forma de obtener información sobre qué fue lo que te hizo recaer y trata de evitarlo para la próxima ocasión.

8. Aprovecha tus rutinas ya existentes

Presta atención a las actividades que haces todos los días sin excepción,  como ponerte tus zapatos, lavarte los dientes, etcétera.

Ahora elije una de esa situaciones y simplemente liga esa situación con el nuevo hábito que quieres implementar de manera que aquello que ya haces te sirva como recordatorio para la nueva práctica que quieres realizar.

Por ejemplo, te comparto lo que yo hice hace unos años cuando quise empezar a consumir más agua natural. Lo que hice fue ponerme como recordatorio que cada vez que pasara cerca de la cocina iba a tomar un vaso de agua.

Y así lo hice, fue muy fácil porque pasar por la cocina era algo que ya hacía de todos modos simplemente se trataba de ligar algo más a esa acción. Ahora tomar agua es algo que hago sin que yo me de cuenta, es un hábito.

Es algo muy sencillo pero también muy efectivo lo digo por experiencia. Inténtalo.

9. Rodéate de personas que te ayuden

Crear un nuevo hábito puede llegar a ser más fácil o más difícil dependiendo de qué tipo de personas te rodean.

Procura estar acompañado de individuos que ya tienen ese hábito que buscas en tu vida o  tal vez, de aquellos que quieren lograr lo mismo que tú, así pueden incluso apoyarse el uno al otro.

Busca gente que tenga metas afines con lo que quieres lograr y que te inspiren a seguir mejorando cada día.

10. Recuerda porqué lo estas haciendo

Muchas veces al empezar un nuevo hábito queremos abandonar, y eso es normal pero siempre es importante recordar porqué motivo quisiste empezar ese hábito en primer lugar.

Digamos por ejemplo, que quieres tener el hábito de empezar a hacer ejercicios de cardio porque quieres bajar de peso,  y claro, tener unos cuantos kilos menos esta muy bien, pero entonces ahora piensa ¿porqué quiero bajar de peso? ¿cuál es el verdadero motivo?. Quizá para sentirte mejor contigo mismo y tener esa confianza con la que siempre has soñado que te permita conquistar a la persona de tus sueños, o a lo mejor porque tu doctor te informó que de seguir así  podrías desarrollar alguna enfermedad que te quite la posibilidad de disfrutar la vida como tú quisieras o tal vez simplemente porque quieres demostrarte a ti mismo que puedes lograr lo que te propongas.

No importa el motivo que tengas siempre y cuando sea lo suficientemente importante para ti, para recordarte cada vez que quieras abandonar que debes de seguir porque hay algo importante en juego si no lo haces. Esa es la clave.

Tienes que recordarte a ti mismo que, las acciones que realizas las haces por algo mas grande de lo que piensas, lo que es importante no es la acción en sí, sino el resultado al que ese hábito te va a llevar.

Para terminar…

Nuevamente, cambiar un hábito no es fácil, requiere mucho de nuestra parte y tener un serio compromiso para de verdad mejorar aspectos de nuestra vida.

Pero nada es imposible, si tú en verdad quieres lograrlo puedes hacerlo y estoy segura que al aplicar los consejos anteriores, el proceso va a ser mucho más fácil.

Y por favor, no esperes más para cambiar tu vida, solo tú puedes hacer esto por ti. Date ese regalo de mejorar tu vida y hacerte feliz. Yo se que puedes hacerlo.

Como última cosa me interesa saber, ¿Hay algún hábito que quisieras implementar en tu vida? ¿ A que retos te has enfrentado al tratar de cambiar uno?  Te invito a que lo escribas en los comentarios

Gracias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorías: Hábitos

Deja un comentario