Awesome Life

Consejos para una vida asombrosa

El primer paso para cambiar tu vida


Photo by Jan Baborák on Unsplash

“Un viaje de mil millas comienza con un solo paso”

Lao-Tse

Si estas leyendo esta entrada es solo por una razón: quieres cambiar tu vida.

Te has dado cuenta que la vida que llevas actualmente no te satisface, que no eres feliz, sabes que no quieres pasar el resto de tu vida haciendo lo que sea que estés haciendo, y sientes que el tiempo y los años pasan y tu no te estas haciendo más joven.

Tal vez piensas que las oportunidades que pudiste haber tomado para mejorar tu vida ya han pasado, que es muy tarde para cambiar.

Quieres que tu vida sea diferente, pero no sabes exactamente cómo.

Si esta es tu situación tengo 2 noticias para ti. Una buena y una mala.

La buena noticia es que puedes cambiar tu vida, no importa la situación en la que te encuentres. Garantizado.

¿La mala?

Vas a tener que esforzarte, tal vez más de lo que imaginas, por hacer esa cambio una realidad.

Pero en mi opinión, no es una mala noticia, es un precio justo por pagar, porque estamos hablando de tu vida, lo mas importante que tienes.

Así que, si estas lista para cambiar tu realidad, empecemos por el primer paso.

¿Cuál es tu destino?

Antes de que te de un ataque de pánico porque, no importa cuanto lo has intentado aún no sabes cual es tu destino, déjame aclararte algo.

Cuando pensamos en la palabra destino, muchas veces tenemos la idea de aquel plan divino que «debemos» seguir para cumplir con nuestro propósito de vida.

Sin embargo, en esta entrada no me refiero a esa clase de destino.

Deja que te explique.

Tu vida es un viaje. Uno muy largo, con muchas desviaciones, con miles de rutas que has tomado y que aún te quedan por tomar.

Este viaje también lo compartes con otros pasajeros que vienen y van pero igualmente con otros más que se quedan para acompañarte por el resto del camino.

Constantemente a lo largo de tu vida, estas tomando una dirección u otra.

Muchas veces tomas la misma ruta por años y años porque te es familiar, aunque sabes que es un camino poco agradable para ti y tal vez hasta has sufrido en el.

En ocasiones ni siquiera te das cuenta de que existen otros caminos. Pero, ¿sabes que determina la ruta que tomas?

Así es, el destino de tu viaje.

En otras palabras, ¿A dónde quiero llegar?

¿Y si no se cuál es mi destino ?

Si lo sabes.

El problema esta en que no tienes la claridad suficiente para verlo todavía.

En realidad, saber cual es tu destino no es otra cosa que saber qué es lo que quieres.

Por ejemplo, cuando viajamos primero nos preguntamos, ¿qué quiero experimentar?. ¿Quiero estar en la naturaleza o prefiero ir a una ciudad? ¿Quiero ir a la playa y disfrutar de bares nocturnos o me gustaría visitar museos en una ciudad con mucha historia?

No tiene lógica reservar un viaje a Las Vegas o a Nueva York si lo que en verdad quieres, es estar cerca de la naturaleza y tener unos días de silencio y relajación. En este caso no solo el camino es el equivocado también el destino.

Y tu vida es exactamente lo mismo.

Sigues un camino, que ni siquiera es el correcto, porque dejas de lado algo tan esencial como saber tu destino.

Así que, ¿Cuál es la solución?

Simple, hazte por primera vez con honestidad la siguiente pregunta:

«¿Qué quiero?»

¿Qué quiero de mi trabajo o carrera?, ¿ Y de mis relaciones?, ¿Qué quiero de mi vida?.

Responder este tipo de preguntas te da una idea con la que puedes empezar a moldear tu vida.

Estas preguntas son una forma de practicar la introspección, y es mediante esta herramienta que puedes llegar a conocer quién eres, qué quieres y cómo conseguirlo.

Lo importante es que, una vez hayas respondido sinceramente a qué es lo que quieres, el camino por andar se vuelve obvio y solo queda recorrerlo.

Sin embargo, es posible que aún haciéndote estas preguntas te sientas bloqueada, que intentes responderlas y no se te ocurra nada.

En otras palabras, sigues sin saber lo que quieres.

No te preocupes.

Para eso hay un método muy eficaz que te voy a presentar a continuación.

Ejercicio de la varita mágica

¿No sería maravilloso despertar un día y saber que tienes el poder de cambiar tu vida usando una simple varita mágica?

Pues de eso trata este ejercicio, y aún mejor porque vas a saber exactamente las metas que necesitas establecer para que empieces, en este preciso momento, a cambiar tu vida.

Para empezar, te recomiendo que encuentres un lugar y un momento donde no seas interrumpida y donde no te distraigas. Esto es muy importante.

Toma el tiempo necesario para realizar este ejercicio con calma. Esta debe ser una ocasión en la que solo se encuentren tú y tus pensamientos.

Si ya estas lista, empecemos.

Imagina que un hada madrina ha decidido regalarte su varita mágica, es tuya para que con solo un toque obtengas la vida que siempre deseaste.

Esta es tu oportunidad para crear la vida que quieres. Tu vida perfecta. Es también el momento para ser la versión de ti que siempre soñaste.

No hay límites. Puedes crear el futuro que desees.

A continuación, responde las siguientes preguntas de la manera más específica que puedas:

  • ¿Qué veo en ese futuro?
  • ¿Qué incluye mi vida ideal?
  • ¿Cómo es un día típico?
  • ¿Cómo se ve y se siente esta vida?

Ni se te ocurra preguntarte en este momento ¿cómo lo voy a lograr?, por favor, simplemente imagina con lujo de detalle tu vida ideal y lo que esta incluido en ella.

Una vez satisfecha con ese futuro de ensueño, escribe en algún lugar todo lo que imaginaste basándote en las preguntas anteriores.

Después es momento de volver a la realidad.

Y ahí lo tienes.

La vida que tienes ahora mismo es tu punto de partida, la vida que imaginas es tu destino.

Fácil ¿cierto?

Pero el ejercicio aún no termina.

Ahora debes anotar qué cambios están incluidos en esta vida que construiste con la varita mágica.

Al ver ese futuro pregúntate, ¿Necesito quitar algo de mi vida? O al contrario ¿necesito incluir algo más? ¿Cuáles son las diferencias? Sé lo más especifica posible.

Esto es importante por lo siguiente.

Cada una de esas diferencias, es ahora una meta que tienes por alcanzar.

Puedes hacer este ejercicio para planear tu siguiente año, o tal vez, los siguientes cinco, tres o diez años.

Para los planes a largo plazo no es necesario que tengas un plan tan detallado de lo que vas a hacer, pero puedes anotar los deseos y metas que te gustaría lograr en ese tiempo y poco a poco ir trabajando en ello.

Entre más diferente sea nuestra vida actual a nuestra vida ideal, más metas tendremos por trabajar.

Ahora no solo tienes el destino, sino que también sabes qué camino debes tomar para llegar ahí.

Tal vez aún tengas dudas de cómo funciona esto, si este es el caso, déjame mostrarte a lo que me refiero.

Veamos un ejemplo

Supongamos que Fulanita acaba de realizar el ejercicio anterior y en su vida ideal, entre otras cosas, ella se ve a sí misma como una persona activa, con mucha energía. Es algo muy sencillo.

Sin embargo.

Cuando Fulanita compara ese ideal con su vida presente, se da cuenta que la energía que tiene actualmente, solo le alcanza para ir a su trabajo y soportar unas cuantas horas antes de que el cansancio se apodere de ella.

Claramente esa es una diferencia entre su vida ideal y su vida actual.

Así que esa se convierte en su meta: “Tener más energía” o “Ser más activa”.

Para lograr esa meta, ella se pregunta qué necesita quitar o incluir en su vida para que, «tener mas energía», se convierta en una realidad.

Se da cuenta que necesita incluir nuevos hábitos y al mismo tiempo cambiar aquello que contribuye a que, en este momento, no tenga energía.

Las razones de Fulanita pueden ser muchas; falta de actividad física, una alimentación insuficiente, falta de sueño, un horario de trabajo agotador, etc.

Y cada una de estas razones sería otra meta más.

Ahora sus metas serían: hacer mas ejercicio, mejorar la alimentación, dormir más tiempo, reducir las horas de trabajo o incluso cambiar de trabajo, etc.

Como puedes ver, decidir trabajar en un objetivo, implica también cambiar otros aspectos que, a su vez, van a generar nuevas metas.

Fulanita tiene mucho que hacer por delante, empezando por establecer sus metas, pero lo importante es que ya tiene un destino y sabe las acciones que tiene que llevar a cabo para lograrlo. Ahora solo depende de ella realizar esos cambios o no.

Es tu decisión

No saber a donde te diriges, puede llegar a sentirse como si tu vida no fuera tuya realmente, sino que estas sujeta a lo que pase fuera de ti, a lo que otras personas hagan o dejen de hacer, así como a lo que la vida te presente o no te presente.

Sin embargo, ahora sabes qué primer paso debes realizar para cambiar tu vida.

Tener claro nuestro destino puede parecer poco importante, pero es todo lo contrario, pues saber lo que queremos, significa también saber qué debemos hacer.

Cuando sabes qué quieres y te propones obtenerlo, toda tu experiencia cambia, especialmente porque, te das cuenta del poder que tienes para lograr tus metas.

Así que, date a ti misma el regalo de la vida que deseas. La verdad es que, solo tú puedes hacerlo.

¿Y qué vas a hacer? Lo que tú quieras.

Tú decides.

Puedes empezar por decidir que hoy es el día en que vas a cambiar tu vida.

Si ya conoces lo que deseas lograr, lo siguiente que te queda por hacer es seguir ese destino con todo lo que tienes.

No dejes que tu vida se desperdicie un segundo más y aunque te quede mucho por hacer y el camino por recorrer sea largo aún, recuerda que “Un viaje de mil millas comienza con un solo paso”.


¿Qué te pareció el ejercicio? ¿Estas lista para trabajar en tus metas?. Te invito a que dejes tu opinión en los comentarios.


Compartelo en tus redes sociales:

Si algo en este sitio ha sido útil para ti y deseas contribuir para que siga creando más contenido como éste, puedes hacerlo con un donativo. Gracias. ❤️

  1. […] lo mencione en la entrada «El primer paso para cambiar tu vida», la introspección es muy importante para saber lo que […]

Deja un comentario

Blog at WordPress.com.